24 de febrero de 2008

Decorar paredes utilizando más de un color para un solo espacio

La pintura suele ser la opción más usada para el decorar nuestras paredes.

Estos últimos años se ha renovado la idea del papel pintado. Algunos creadores se decantan por forrar nuestras paredes con materiales novedosos como la fibra de vidrio o el aluminio. Incluso, algunas marcas, proponen los azulejos fuera de los espacios más comunes para ellos, como cocinas y baños.

Sin embargo, la pintura sigue siendo la reina indiscutible para, no solo decorar, sino también cuidar y proteger nuestras paredes.

Las tendencias decorativas en el uso de pinturas van, como en la decoración en general hacia el minimalismo, por lo que el blanco, el blanco roto o los grises decoran las paredes más "a la última".
Por otra parte, los seguidores incondicionales del color tienen la oportunidad de apuntarse a otra moda, también muy actual, que promueven los fabricantes de pinturas en un último intento por no perder la variedad de sus productos.
Se trata de usar varios colores en las paredes para una misma estancia. Las combinaciones son infinitas, y como siempre, hay que tener en cuenta para ponerlas en práctica, los demás colores que se incluirán en la sala.

Se pueden pintar dos paredes de un color o tono y otras dos en otro color o tono. Se puede pintar una pared de un color y respetar con el mismo las otras tres. O puedes, si te atreves, usar un color para cada pared de una misma habitación. Esta última opción la considero peligrosa, ya que se hará más díficil llenar más tarde la estancia con otros objetos que combinen a la vez con los cuatro colores de las paredes.
De esta forma, los atrevidos, pueden incluso, pintar una pared negra que será aclararada con las otras 3 de tonos más vivos. Las combinaciones, como he dicho antes son infinitas, verdes con naranjas, lilas con azules, grises con rojos, etc. También se puede combinar, dentro del mismo color, diferentes tonos. Así, una pared podría ir pintada de rojo oscuro y las otras tres de rojo más claro. Es aconsejable, si se van a usar tonos oscuros, delimitar una sola pared para ese color y usar el tono aclarado para el resto de paredes. Paredes demasiado oscuras son arriesgadas, decorativamente hablando, y solo adecuadas para casas o salas con mucha luz exterior.